Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘El Árbol de la Vida’ Category

Soy la última en estrenarme en este blog y, cómo no, voy a hacerlo con una “paja mental” ^^.

Voy a mostraros un estudio “de campo” realizado por una mente universitaria eco-perturbada y sus progenitores; como supongo habreis deducido por el título, va de petirrojos (Erithacus rubecula, más conocido como el pajarito de Arguiñano).

La situación de este pajarillo en España es controvertida, pues según Iberia es una especie protegida –Flipa XD-, según el Ministerio de Medio Ambiente -y blablabla- está catalogada como especie de interés especial (Taxones que no cumpliendo los criterios para ser incluidos en las otras categorías -en peligro de extinción, sensibles a la alteración de su hábitat o vulnerables-, presentan un valor particular en función a su interés científico, ecológico, cultural o por su singularidad, pero que al menos de momento, no corren ningún riesgo) y según esto son muuuy abundantes en la península Ibérica.

Según esto (otra vez…), “Muchos petirrojos llegan a acostumbrarse a la presencia de las personas de tal modo que acuden a recibir comida como si de pájaros domésticos se tratara”. Bueno pues voy a demostrarlo científicamente contandoos una experiencia personal.

ESTUDIO DE CAMPO:

Petirrojo

Seguimiento de un petirrojo durante dos años, anotando las fechas de sus migraciones y estudiando su comportamiento “social”. Estos pajarillos son de frío, y en verano migran buscando huir del calor (de Benicàssim en este caso).

Vuelve cerca de mi casa cada día 13 o 14 de Octubre, cuando ya ha pasado el verano y migra cada 12 de Marzo buscando el frío. [Fechas anotadas durante dos años!]

Mi petirrojo es un afortunado; ha escapado de la muerte dos veces en dos años (sí, lo cazó mi perra… pero sólo le desplumó un poco la cola) y sabe que si cada año, después de pasar el verano en algún sitio alejado del calor vuelve a la terraza de atrás de mi casa tendrá comida ilimitada durante el frío invierno. Ah! y no anida porque no quiere, porque le hemos hecho una casita sólo para él. Claro que igual influye que está pintada de verde radiactivo y no acaba de gustarle ese color, jeje. Al principio era muy tímido. Empezamos dejandole piñones en un sitio y él venia a comer y se iba en una fracción de segundo. Fue cogiendo confianza y ya dejaba que hubiera una peresencia humana viendole comer y ahora ya hasta le come de la mano a mi padre, que el muy chalao se pasa horas en invierno en el sitio más frio de la terraza, sentado con cuatro piñones en la mano esperando a su tercer hijo (A mí también me comió de la mano un día :D).

Lo que me parece increíble es que haya sido capaz de volver al mismo sitio y acordarse de que ahí le daban comida. Bien pues, con esto quería mostraros mi experiencia de “indagar en las relaciones entre el ser humano y el planeta Tierra” y daros a conocer a mi petirrojo doméstico.

Fotografía de J.M.Cuervo.

Read Full Post »

Bienvenido a El Árbol de La Vida, un blog producto de las mentes eco-perturbadas de María Igual, Edu Quilis y Santi Hernández, alumnos de Ciencias Ambientales de la Universidad de Valencia.

En este humilde portal podrás encontrar artículos de opinión, referencias y publicaciones que indaguen en las relaciones estre el ser humano y el planeta tierra, con el objetivo de compartir experiencias y reflexiones de carácter naturalista. Una vez más, Bienvenido!

Read Full Post »